Gato Bosque de Noruega: El Nórdico

Gato Bosque de Noruega

El gato bosque de Noruega se distingue por su rebosante pelaje. A este cazador inveterado no le falta dinamismo. Tengan cuidado con sus objetos de valor en el hogar ya que podrían no subsistir al paso de esta bola de pelo. Esta raza de gatos posee todas las características de una raza salvaje, el bosque de Noruega es resistente y solitario. Es un gato de gran mansedumbre y totalmente adaptado a la vida humana.

El gato bosque de Noruega resulta ser un excelente gato de compañía. Si mantiene sus instintos de caza, este gato de pelo de semilargo a largo es muy leal a su dueño y a su familia adoptiva. Cariñoso e inteligente, al gato bosque de Noruega le gusta jugar con los niños, así como ejercitarse diariamente, ya sea en el exterior o con juguetes y accesorios de interior.

Gato Bosque de Noruega

Origen del Gato Bosque de Noruega

El gato bosque de Noruega, llamado skogkatt (gato del bosque) en Noruega, es una raza natural y, pese a su apariencia salvaje, no es un descendiente o un híbrido de ninguna especie de gato salvaje.

Los gatos del Bosque seguramente llegaron a Noruega desde Europa, descendientes de los gatos familiares introducidos en el norte de Europa por los romanos. Se supone que el Bosque de Noruega ha existido a lo largo de bastante tiempo, puesto que en la mitología norteña existen múltiples menciones de gatos grandes de pelo largo.

Las estimaciones de en qué momento se escribieron estos cuentos de gatos cambian mucho. La mayor parte de los mitos norteños del gato bosque de Noruega se transmitieron por tradición oral; y, por último, se registraron en lo que se llamó los poemas Edda, escritos en algún momento entre el ochocientos y el mil doscientos d.C.

Estos mitos sugieren que los gatos familiares han estado en Noruega a lo largo de cientos, probablemente miles de años. Si los gatos retratados en los mitos son gatos del Bosque está sujeto a debate.

Gato Bosque de Noruega

Cuando los gatos llegaron a los países del norte, muy seguramente con colonos humanos, mercaderes o cruzados, los ancestros de la raza seguramente eran de pelo corto. El gato bosque de Noruega subsistió y con el tiempo se amoldaron al tiempo severo: El norte de Noruega, donde el sol jamás se pone desde el doce de mayo al 1 de agosto, y donde las noches de invierno son del mismo modo largas y oscuras, resultó ser una dura prueba para estos gatos.

Durante los siglos en que evolucionó por los bosques noruegos, el gato bosque de Noruega desarrolló largos y espesos pelos, resistentes al agua, una constitución resistente, ingenio, velocidad y también unos instintos de supervivencia bien afinados.

Los primeros intentos a fin de que el bosque de Noruega fuera reconocido como una raza diferente empezaron en la década de mil novecientos treinta. No obstante, tras la Segunda Guerra Mundial, la raza estuvo cerca de la extinción.

No fue hasta la década de mil novecientos setenta que los entusiastas de los gatos en Noruega empezaron a trabajar para conservar al gato bosque de Noruega.

La TICA, fue la primera en reconocer la raza, admitió al gato bosque de Noruega para la competencia del torneo en mil novecientos ochenta y cuatro. La raza alcanzó el estatus de raza a concurso de la CFA en mil novecientos noventa y tres.

Gato Bosque de Noruega

Características físicas del Gato Bosque de Noruega

De tipo largo, el gato bosque de Noruega tiene una musculatura impresionante que le da potencia y solidez. Sus patas no son ni altísimas ni cortísimas, pero sus patas delanteras son más cortas que las traseras. La cola es tupida, larga y llevada en alto.

La cabeza del gato bosque de Noruega se asemeja a un triángulo equilátero. Sin obstáculos, el perfil continúa recto. Tiene grandes orejas, cuyas puntas en ocasiones están cubiertas de pelo tupido. Los ojos son oblicuos y con forma de almendra. Esta raza también tiene un pelaje opulento y uniforme que se engrosa todavía más en el cuello. Todos  de los colores son tolerados por el bosque de Noruega excepto el lila, chocolate, cervato y canela.

Entre los aspectos físicos que caracterizan al gato bosque de Noruega se pueden mencionar:

Tamaño y peso

Independientemente de su sexo, tiene un tamaño promedio de hasta 35 cm y el peso se ubica en un rango de 5 a 7 kg.

Esperanza de vida

La esperanza de vida es de 14 a 16 años.

Cuerpo

Firmemente musculoso y bien equilibrado, el gato bosque de Noruega es de de longitud moderada, con una estructura ósea substancial. Su aspecto es poderoso, muestra un pecho extenso y una notable circunferencia sin ser llegar a ser gordito.

El flanco tiene una enorme profundidad. El gato bosque de Noruega macho puede ser grande y también imponente; las hembras acostumbran a ser más refinadas y pequeñas.

Cabeza

La cabeza del gato bosque de Noruega se asemeja a un triángulo equilátero, donde todos los lados tienen exactamente la misma longitud.El cuello es corto y muy musculoso; además, destaca por su frente plana que prosigue en un suave cráneo y cuello encorvado.

La nariz del gato bosque de Noruega es recta, desde la cresta de la ceja hasta la punta de la nariz, sin una rotura en la línea. El mentón es firme y ha de estar en línea con la parte delantera de la nariz. Es suavemente redondeado de perfil. El morro del gato bosque de Noruega es una parte de la línea recta que se extiende cara la base de la oreja sin almohadillas pronunciadas y sin pellizcos.

Gato Bosque de Noruega

Orejas

Las orejas del gato bosque de Noruega es de tamaño mediano a grande, redondeado en la punta y extenso en la base. Está ubicado tanto en el lado de la cabeza como en la parte superior de la misma. La parte externa de las orejas del gato bosque de Noruega prosigue las líneas desde el lado de la cabeza hasta el mentón.

Ojos

Los ojos del gato bosque de Noruega son grandes, con forma de almendra, bien abierto y expresivo, puesto en un ligero ángulo con el rincón exterior más alta que la interior. El tono de los ojos es de color verde, oro, verde-oro o cobre. Los gatos blancos y los gatos con blanco pueden tener ojos azules o impares (cada uno, de un color).

Piernas y patas

De tamaño medio, el gato bosque de Noruega posee patas traseras más largas que las delanteras, haciendo la grupa más alta que los hombros. Los muslos son muy musculosos; la parte inferior de las piernas es substancial. Cuando se ven desde atrás, las patas traseras del gato bosque de Noruega son rectas. Cuando se ven desde el frente, las patas semejan estar "con los dedos cara afuera". Las patas del gato bosque de Noruega son grandes, redondas y firmes, con fuertes mechones entre los dedos.

Cola

El gato bosque de Noruega posee una cola larga y tupida, más extensa en la base. La longitud acostumbra a ser igual al cuerpo desde la base de la cola hasta la base del cuello. Puede tener pelos de guarda.

Pelaje

El gato bosque de Noruega tiene doble pelaje, consistente en una espesa capa interna, cubierta por largos, refulgentes y llanos pelos de guarda resistentes al agua que cuelgan a los lados. El babero consta de 3 secciones separadas: cuello corto en el cuello, chuletas de carnero laterales, y collar frontal.

El pelaje puede estar más lleno en invierno que en verano, por el hecho de que la espesa capa interna tiene su pleno desarrollo en invierno. El pelaje más suave del gato bosque de Noruega se puede hallar en gatos sombreados, sólidos y bicolores.

Color

Todos los colores y patrones son posibles en el gato bosque de Noruega, con la salvedad de aquellos que muestran hibridación. Chocolate, marta, lavanda, lila, canela, cervato, punto limitado (marcas de tipo himalayo), o estos colores con blanco, son algunas de las opciones de colores.

El color y el patrón del gato bosque de Noruega es frecuente que sea claro y diferente. En el caso de las tradicionales, caballa, y tabbies manchados, el patrón ha de ser bien marcado y uniforme.

Gato Bosque de Noruega

Personalidad del Gato Bosque de Noruega

En apariencia, el gato bosque de Noruega tiene todas las características de un gato salvaje y muy solitario. Un cazador de corazón, que puede cuidarse a sí mismo. Sin embargo, el tiempo lo ha hecho perfectamente adaptado a la vida en compañía de los humanos. Así, se ha convertido el gato bosque de Noruega en un excelente gato doméstico.

El gato bosque de Noruega por su temperamento necesita ejercitarse, ya sea a través de accesorios como un árbol para gatos, o en el jardín de la casa. A estos atletas naturales, les chifla investigar los mostradores, las estanterías y los muebles más altos.

Son activos y juguetones y mantienen su espíritu amante del entretenimiento hasta la edad adulta, pero no te dejes embaucar por los impresionantes músculos de la raza. Pese a los años salvajes en los bosques de Noruega, o quizá debido a ello, prefieren acorrucarse en vez de deambular. Por contra, el gato bosque de Noruega es un gran ronroneador, particularmente cuando están subidos a la vera de sus humanos preferidos.

Extravertidos y gregarios, tienden a no vincularse con una persona, sino aman a todos incondicionalmente y con entusiasmo. En el norte de Europa (su lugar de origen) se le llama "gato-perro" por su parecido con el perro.

Gato Bosque de Noruega

Si se acostumbra al gato bosque de Noruega desde cachorro, puede ser llevado con una correa con tranquilidad e interactúa con el ser humano. El gato bosque de Noruega es un gato muy pragmático que sigue, en cierto sentido, las inclinaciones de los habitantes de su lugar de origen.

Un gato con estas características hace feliz a la gente que quiere vivir en un ambiente más bien formal, sin grandes exabruptos. Está en su naturaleza cazar. En casa, las moscas y los mosquitos son presas muy buscadas, al igual que los grillos y los saltamontes.

Siendo un animal muy "comunicativo" puede ocurrir que el gato bosque de Noruega se dirija a los humanos que comparten sus espacios con varios maullidos.

En lo que respecta a la capacidad del gato bosque de Noruega para desarrollar la tendencia del juego, esto tiene una doble ventaja para el propietario. El noruego, de hecho, es un animal que se las arregla muy bien para entretenerse incluso solo, con varios rompecabezas que facilitan su inclinación al compromiso complejo.

Por lo tanto, el gato bosque de Noruega es perfectamente capaz de cuidarse a sí mismo, pero le encanta interactuar con los miembros de la familia.

Su aguda inteligencia y su particular capacidad de adaptación, le ha llevado al gato bosque de Noruega a adaptarse fácilmente a la vida doméstica. Ha dejado atrás sus objetivos de caza y supervivencia, ha transformado y adaptado sus extraordinarios talentos, finalizándolos al aprendizaje de cualquier técnica que le favorezca en su independencia.

El gato bosque de Noruega abre fácilmente puertas y refrigeradores, alegre y juguetón inventa juegos depredadores con saltos y emboscadas sin dañar nada. A menudo, adora tanto el agua –le encanta ver cómo que baja del grifo–, como improvisar trucos para pescar –puedes verlo jugar cuando se deja caer deliberadamente en el cuenco donde suele ir a beber–.

El noruego exuda una impresión de fuerza, tranquilidad y equilibrio. Le encanta estar con niños y acepta de buena gana alguna "travesura". Lo importante es que el niño sea educado para respetar al gato.

Nunca se saca las uñas o muerde, excepto para jugar, pero con suavidad. Así mismo, su naturaleza curiosa y absolutamente relajada hace que se acerque a los extraños para olerlos y si el olor que huele es de su agrado  puede incluso trepar a sus brazos para ser mimado.

Gato Bosque de Noruega

Condiciones de vida adecuadas para el Gato Bosque de Noruega

Muy activo y alerta, el gato bosque de Noruega es un genial escalador. Va a subir por toda la casa, si bien haga un tanto de daño. De ahí la relevancia de inculcarle una buena educación desde joven y ofrecerle, por qué no, un árbol para gatos si no un enorme jardín con árboles en los que pueda escalar.

Muy apacible y seguro de sí, el gato bosque de Noruega desarrolla geniales relaciones con su amo, toda vez que este respete el carácter independiente de su gato.

Ten presente que esta raza no está recomendada para personas apacibles y sedentarias.

El gato bosque de Noruega pueden vivir en cualquier lugar. En el campo, en las montañas o en un apartamento. En los dos primeros casos, no tiene miedo al frío y puede aprovecharlo para salir al exterior. En el último caso, tendrá que tener un árbol para gatos para el ejercicio diario o cualquier otro juguete que le impida aburrirse.

Gato Bosque de Noruega

Salud del Gato Bosque de Noruega

Su pasado de gato salvaje le da al gato bosque de Noruega una salud particularmente fuerte. Es importante que esté vacunado contra las principales enfermedades conocidas en los gatos: rabia, tifus, leucosis y coriza.

Sólo una patología hereditaria en el gato bosque de Noruega tiene impacto: la glicogénesis de tipo IV, que puede ocasionar la muerte a una edad temprana. En este caso, los criadores están haciendo todo lo posible para controlar esta enfermedad. Sin embargo, todavía está presente.

Últimamente, también se les realizan pruebas de HCM (Cardiomiopatía Hipertrófica) pero como es una enfermedad de desarrollo muy lento, los gatos que la padecen, a menudo, no muestran ningún síntoma antes de los 6 meses de vida.

Gato Bosque de Noruega

Cuidados que requiere el Gato Bosque de Noruega

El gato bosque de Noruega requiere de ciertos cuidados para lograr mayor bienestar físico y mental, entre los que destacan:

Pelaje

El importante pelaje del gato bosque de Noruega no impide un mantenimiento bastante fácil. Debe ser cepillado regularmente, al menos una vez a la semana, para evitar que se trague los pelos muertos. El cepillado del gato bosque de Noruega también ayuda a evitar los nudos.

Durante el período de muda, este cepillado debe ser diario. El gato bosque de Noruega puede considerarse a veces entre los gatos hipoalergénicos porque su producción de Fel D1 es reducida. Hay que tener cuidado con quienes lo hacen pasar por hipoalergénico. La capa de grasa bajo el pelaje le permite mantener la repelencia al agua de la capa superior del pelaje. 

Gato Bosque de Noruega

Limpiar regularmente las orejas

Como muchos gatos, es necesario comprobar regularmente el estado de las orejas del gato bosque de Noruega ya que son susceptibles de infección.

Alimentación saludable

La dieta del gato bosque de Noruega debe satisfacer una gran necesidad de proteínas animales, oligoelementos y vitaminas. Así que, deshazte de las croquetas. Los noruegos comen principalmente alimentos humanos como pescado, verduras y carne.

Su comida debe ser equilibrada para mantenerlo en buena salud y darle toda la vitalidad que necesita. Verduras, carne, pescado, son los alimentos básicos que se le ofrecen al gato bosque de Noruega si se quiere asegurar una dieta equilibrada. Sus comidas también han de ser ricas en vitaminas, oligoelementos y proteínas animales.


Todas las Razas de Gatos del Mundo

Gato azul ruso

saber más

Gato Angora

saber más

Gato British

saber más

Gato bengalí

saber más