Gato Egipcio: El Sphynx

Gato Egipcio

El gato egipcio o Sphynx es conocido como el gato sin pelo. Aunque a algunas personas les maravilla su elegancia y peculiaridad, a otros les resulta bastante difícil estimar esta desnudez y esta mirada atípica del gato egipcio.

Tras esta apariencia infrecuente, no obstante, se oculta un gato social y cariñoso que trae alegría a sus dueños. El primordial rasgo propio del Sphynx es, evidentemente, su desnudez. Realmente, no está totalmente desprovista de pelo, pues aún aparece un suave y fino plumón en su piel, que da la impresión de una piel de melocotón o bayeta al tacto.

El tono de la piel del gato egipcio corresponde al color del pelo que el gato debería haber tenido. El Sphynx es un excelente gato de compañía, es cariñoso, tranquilo, muy sociable y no duda en jugar con los niños como con otros animales.

Puede ser incluso un "bote de pegamento", ya que sigue a su dueño con relativa frecuencia, hasta que se duerme a los pies de su cama. Al Sphynx le gusta que lo cuiden, no es tacaño con las caricias y las muestras de afecto, tampoco es agresivo y acepta compartir su territorio. Posee una mente aguda y es muy inteligente.

Gato Egipcio

¿Quieres conocer más sobre el Sphynx? ¡Sigue con nosotros! Te traemos información sobre esta raza tan especial y única.

Origen del Gato Egipcio

A pesar de su nombre, el gato egipcio no tiene su origen en Egipto, su nombre proviene de la cultura y la mitología. El Sphynx apareció por primera vez en 1966 en Ontario, Canadá. Sin embargo, podemos retroceder a la época de los aztecas, en México, para encontrar un rastro de este gato atípico por su apariencia y su físico. Su aparición, como raza, es por lo tanto bastante reciente.

El Sphynx no es el primer caso de falta de pelo en los gatos familiares. Esta mutación natural y espontánea se ha visto en múltiples lugares del mundo a lo largo de más de un siglo, y seguramente durante más tiempo.

Gato Egipcio

El Libro del gato de Frances Simpson, publicado en mil novecientos tres, mentaba dos gatos sin pelo gris y blanco, Dick y Nellie. Estos dos ejemplares de Sphynx, pertenecían a un amante de los gatos de Albuquerque, Nuevo México, llamado F. J. Shinick. Eran llamados los "Sin Pelo Mexicanos", estos gatos se parecían a los Sphynx de hoy día, y aparentemente fueron tomados de los indios de los aledaños de Albuquerque. Conforme la carta del Sr. Shinick:

"Los viejos progenitores jesuitas me afirman que son los últimos de la raza azteca famosa en Nuevo México".

No se sabe si eso era cierto, pero Dick y Nellie murieron sin generar descendencia. En mil novecientos cincuenta, dos gatos siameses en la ciudad de París, Francia, generaron una camada que incluía 3 gatos sin pelo, parecidos al Sphynx.

Los resultados se repitieron en los próximos apareamientos de la misma pareja, pero la cría de los progenitores con otros gatos siameses no generó nuevos gatos sin pelo.

En mil novecientos sesenta y seis, habían ejemplares en Roncesvalles, Toronto, Ontario (Canadá), donde una pareja de felinos familiares generó una camada que incluía un gato sin pelo llamado Prune.

Un criador consiguió los progenitores y empezó un programa de cría; la raza se llamó "Canadian Hairless". Prune se apareó con su madre, lo que generó un gato sin pelo.

Después de haber trabajado en la mutación genética del animal, y en particular en algunos cruces con el Devon Rex, comienza la presentación de este gato en la década del 70. En mil novecientos setenta, la CFA concedió el estatus temporal a la raza Sphynx. Esta línea tuvo múltiples dificultades; el fondo genético era limitado, y ciertos gatos murieron por problemas médicos no diagnosticados.

En mil novecientos setenta y uno, la CFA retiró el reconocimiento debido a los problemas médicos de la raza Sphynx. La última línea de Prune fue mandada a Holanda al doctor Hugo Hernández en la década de mil novecientos setenta. En mil novecientos setenta y cinco, los dueños de granjas de Minnesota, Milt y Ethelyn Pearson, descubrieron que un gato sin pelo había nacido de su gata de granja de capa normal, Jezabelle.

A este gato, llamado Epidermis, se le unió por año siguiente otro gato sin pelo llamado Dermis. Los dos fueron vendidos al criador de Oregón Kim Mueske, quien utilizó los gatos para desarrollar la raza Sphynx. Georgiana Gattenby de Brainerd, Minnesota, también trabajó con gatos de la línea Pearson, utilizando Cornish Rex como cruce.

En mil novecientos setenta y ocho y mil novecientos ochenta, dos gatos sin pelo hembras que se piensa que están relacionados con Prune fueron encontrados en la ciudad de Toronto. Fueron mandadas a Holanda para ser criadas con el último descendiente masculino superviviente de Prune. Una hembra concibió, pero perdió la camada.

Ninguno de los descendientes de Prune se transformó en la raza Sphynx que conocemos actualmente. Otros felinos sin pelo aparecieron en Marruecos, Australia, Carolina del Norte.

El gato sin pelo proviene de felinos de callejón que dieron a luz gatos sin pelo. Los cruces con Devon rex, también conocido por su pelo cortito, se hicieron con 2 gatos traídos de los Países Bajos. El desarrollo de la raza prosigue en Francia bajo la dirección del criador Patrick Challain. El primer gato que servirá como estándar de la raza va a ser Aménophis Clone que nació en mil novecientos ochenta y cinco en Francia.

De ahí que, en la práctica, el Sphynx se reconoce como originario de Francia si uno se refiere al LOOF. Prácticamente al tiempo la criadora siamesa Shirley Smith, de la ciudad de Toronto, Ontario (Canadá), halló 3 gatos sin pelo en las calles de su vecindario, a los que llamó Bambi, Punkie y Paloma.

Los descendientes de Bambi, Punkie y Paloma en Canadá, así como los descendientes de Epidermis y Dermis en Oregón –que  hemos visto más arriba–, se transformaron en la fundación de la presente Sphynx.

La raza ha hecho notables progresos desde su creación.

Si bien la mayor parte de los apasionados han acogido al Sphynx como algo único y exótico, ciertos miembros de la afición felina desean que se ponga "algo de ropa".

Gato Egipcio

Del mismo modo que otras razas que se han desviado del diseño básico, el Sphynx ha llamado la atención de manera negativa. Además de esto, el gen que rige la carencia de pelo puede considerarse un trastorno genético, en tanto que el gato es más susceptible tanto al calor como al frío.

Por otra parte, los apasionados del Sphynx arguyen que los humanos somos otro tipo de "sin pelo" (mono sin pelo en lugar de gato sin pelo) en comparación con nuestros familiares homínidos más próximos, y que con un poco de protector solar nos las arreglamos bien.

La aceptación de las asociaciones a la creación de la raza tuvo lugar de forma muy rápida para una raza tan infrecuente. La TICA admitió la raza para concurso en mil novecientos ochenta y seis. En mil novecientos noventa y dos, la CCA reconoció al Sphynx para concurso.

En mil novecientos noventa y ocho, la CFA reconoció las nuevas y mejoradas líneas de Sphynx para su registro y en dos mil dos admitió la raza para concurso.

La raza es reconocida actualmente por todas  de las asociaciones felinas de América del Norte, como por la Federación Internacional Felina (FIFe) y el Consejo de Gobierno de Cat Fancy (GCCF) en Europa.

Gato Egipcio

Características físicas del Gato Egipcio

La característica más propia del gato egipcio es su apariencia sin pelo. El Sphynx es de tamaño y conformación anatómica mediana con un peso sorprendente para su tamaño.

El cuerpo del gato egipcio se siente caluroso y suave al tacto, con una textura de piel similar a la de un melocotón o una nectarina suave. El Sphynx tiene músculos poderosos más finos, un vientre redondeado, una cola delgada como una rata y piernas delgadas, mas bien largas.

La cabeza del gato egipcio tiene contornos angulares con grandes orejas triangulares y un morro alargado. Lo atrayente de este animal son sus enormes y expresivos ojos. Tienen forma de limón y muestran diferentes colores que en general coinciden con los del pelaje.

Gato Egipcio

Tamaño y peso

El peso habitual de los ejemplares del gato egipcio está entre los 3 y los 5 kilos con un tamaño de 30 cm., dependiendo también de su longitud, aunque nunca son tan voluminosos como otras razas de pelo largo.

El estándar del gato egipcio se ha mantenido hasta la actualidad sin modificaciones, aunque los criadores también van buscando fijar las características que más atractivas les resultan.

Esperanza de vida

El Sphynx tiene una esperanza de vida entre 8 y 14 años.

Cuerpo

El cuerpo del gato egipcio es de longitud media, duro y musculoso, con un extenso pecho redondeado y un abdomen completo. La grupa es bien redondeada y musculosa.

La línea de la espalda se eleva justo tras los omoplatos para acomodar las patas traseras más largas cuando se está de pie. El cuello del gato egipcio es de longitud media, redondeado, bien musculoso, con un ligero arco.

Cabeza

Cuña cambiada, sutilmente más larga que ancha. El gato egipcio destaca por tener pómulos sobresalientes, una rotura de bigotes propia y almohadillas de bigotes que dan una apariencia cuadrada al morro.

El cráneo es sutilmente redondeado con un plano delante de las orejas. La nariz del gato egipcio es recta, y hay una parada palpable de leve a moderada en el puente de la nariz.

Orejas

El gato egipcio tiene grandes orejas las cuales son extensas en la base, abierto y en situación vertical. Cuando se ve de frente, la base externa de la oreja debe empezar a la altura del ojo, ni en la parte baja ni en la parte superior de la cabeza.

Ojos

El Sphynx tiene los ojos grandes, con forma de limón, con el centro abierto completamente mientras que llega a un punto definido a cada lado. La colocación ha de ser en un ligero ángulo ascendiente, alineado con la base exterior de la oreja. Los ojos del gato egipcio han de estar bien separados, con la distancia entre los ojos siendo un mínimo de un ojo de ancho.

Piernas y patas

Las piernas del gato egipcio son medianas en proporción al cuerpo. Son robustas y bien musculosas con las patas traseras tenuemente más largas que las delanteras.

Las patas del gato egipcio son ovaladas con dedos bien nudosos; 5 delante y 4 detrás. Las almohadillas de las patas son gruesas, dando la apariencia de pasear sobre cojines.

Cola

La cola del gato egipcio destaca por ser delgada, flexible y larga, sosteniendo la proporción con la longitud del cuerpo. Parece un látigo, reduciendo hasta cierto punto fino.

Pelaje

La apariencia del gato egipcio es de falta de pelo. Puede tener pelo cortito y fino en las patas, los bordes exteriores de las orejas y la cola. El puente de la nariz ha de estar en general cubierto. El resto del cuerpo del gato egipcio puede cambiar desde absolutamente sin pelo hasta una cubierta de pelusa suave como el melocotón.

La longitud del pelaje no interfiere con la apariencia de falta de pelo. La textura del pelaje del gato egipcio produce una sensación de resistencia al acariciar al gato. Generalmente no hay bigotes, pero si los hay son cortos y escasos.

Gato Egipcio

Personalidad del Gato Egipcio

El Sphynx es de carácter dulce, jovial, y susceptible de ser manejado. Está muy apegado a sus amos y aprecia particularmente acurrucarse en sus brazos para largas sesiones de abrazos.

Aparte de ser realmente cariñoso, el gato egipcio también es inteligente y, sobre todo, muy curioso: le chifla fisgar y descubrir cosas nuevas. El Sphynx es muy sociable con otros humanos como con sus dueños y otros animales.

Está desprovisto de cualquier forma de agresividad, lo que lo hace conveniente para hogares con pequeños. Asimismo, el gato egipcio desarrolla una buena capacidad de adaptación en lo referente a su ambiente.

Por ende, vas a poder mudarte o irte de vacaciones con él sin preocupación. Decir que son joviales es una subestimación; efectúan proezas aéreas como los monos desde lo alto de las puertas y anaqueles.

Muy devotos y fieles, el gato egipcio prosigue a sus humanos, moviendo sus colas a la forma de los perros, amasando con sus dedos acolchados, y ronroneando con placer por la alegría de estar cerca de sus amados humanos.

Demandan su atención incondicional y son tan traviesos (y admirables) como los niños.

Y, pese a todo eso, y de su apariencia alienígena, el gato egipcio sigue siendo plenamente un gato, con todo el misterio y el encanto que ha maravillado a la humanidad a lo largo de miles y miles de años. Si bien el Sphynx no es para todos, su apariencia única y su cautivador carácter le ha ganado una activa y entusiasta legión de fans.

Gato Egipcio

Condiciones de vida adecuadas para el Gato Egipcio

El Sphynx tiene la particularidad de adaptarse muy bien a cualquier tipo de ambiente. Por lo tanto, no se traumatizará en el caso de un trastorno en su vida o un traslado.

Sin pelo, obviamente hace bastante frío.

Por lo tanto, vivir en un apartamento le sienta perfectamente al gato egipcio, siempre y cuando pueda tener accesorios para ejercitarse físicamente todos los días.

Gato Egipcio

Salud del Gato Egipcio

El gato sphynx tiene un promedio de vida de entre 10 y 20 años, y es en general un animal saludable. No obstante, el gato egipcio es propenso a sufrir ciertos problemas asociados a la consanguineidad de los ejemplares. Debido a la ausencia de pelo, el Sphynx es muy sensible a las enfermedades de la piel y a las quemaduras de sol.

Su epidermis no posee melanina. Es importante no exponerla al sol, o hacer uso de una crema solar bastante potente.

El Sphynx también tiene una importante enfermedad hereditaria: la miocardiopatía hipertrófica, que engrosa las paredes del corazón. Obsérvese que el corazón del Sphynx está muy cerca del de los humanos. Sin embargo, el Sphynx está dotado de una salud bastante sólida.

Gato Egipcio

Cuidados que requiere el Gato Egipcio

El gato egipcio por su aspecto físico requiere de cuidados especiales para evitar enfermedades y brindarles mejor calidad de vida, entre las medidas a tomar se encuentran:

Alimentación balanceada

Puesto que el Sphynx quema calorías de manera más rápida debido a su "desnudez", lo que aumenta su temperatura anatómica, debe consumir una cantidad parcialmente más grande de alimentos.

Las croquetas (tipo de pienso para gatos), naturalmente, pueden ser una opción, pero al menos han de ser de primera calidad. Hay croquetas "singulares Sphynx" en el mercado que han sido desarrolladas para satisfacer a la perfección sus necesidades nutricionales.

Protegerlo de altas temperaturas

La prioridad es resguardar al gato egipcio del sol con un protector solar conveniente, para eludir quemaduras solares.

Gato Egipcio

Higiene

"Sin pelo" no significa "sin mantenimiento". Todo lo contrario. La piel del Sphynx necesita cuidados especiales. No hay cepillado para el Sphynx, que no tiene pelo. Sin embargo, debe tomar baños regulares para eliminar la grasa que deja el exceso de sebo.

Mantener orejas limpias

Como con todos los felinos, las orejas del gato egipcio deben ser inspeccionadas regularmente para evitar cualquier infección.

Chequeo médico periódico

Es necesario acudir al veterinario con frecuencia para hacer un chequeo general, y para mantener al día su cartilla de vacunaciones y desparasitaciones. Aparte de esto, hay otros muchos cuidados que dispensar a tu gato egipcio para que esté siempre sano. Debe ser vacunado contra las enfermedades tradicionales de los gatos: rabia, tifus, leucosis y coriza.


Todas las Razas de Gatos del Mundo

Gato bengalí

SABER MÁS

Gato Bosque de Noruega

SABER MÁS

Gato British

SABER MÁS

Gato azul ruso

SABER MÁS